sábado, 1 de diciembre de 2012

Orientaciones para disfrutar de la Navidad con un niñ@ autist@


Los niños con autismo necesitan rutinas en su vida y  una buena planificación y anticipación de las actividades que se vayan a realizar para mejorar la comprensión de las mismas. Los periodos no planificados o periodos de tiempos muertos , como pueden ser recreos, puentes o vacaciones puede suponer para ellos un problema al no comprender lo que ocurre a su alrededor.
 Investigando en el blog de HOP' TOYS , he visto un artículo escrito por una madre, donde nos dan ideas para disfrutar de las fiestas con este tipo de alumnado. Creo que puede ser de gran ayuda para los padres de niños TGD. Aquí os lo dejo:


Para un niño con autismo que odia los imprevistos y las sorpresas, todo el periodo que precede la Navidad puede resultar de una difícil comprensión : todas las publicidades de juegos y juguetes en la televisión, los folletos, el ambiente eléctrico de los almacenes, las diferentes actividades en la escuela con el tema de la Navidad, la excitación de los otros niños por la llegada del día fatídico… sin hablar siquiera del Gran Día en el que nada se hace como de costumbre : no nos levantamos a la hora de siempre, no se hacen las cosas en el orden habitual y viene el momento de abrir los regalos… a continuación reproducimos unos consejos dados por padres :
  • Para canalizar la subida del estrés de su niño, se debe conservar cierta rutina durante el periodo previo al día de Navidad o Reyes, pero también durante ese día tan señalado. Intente mantener los mismos horarios de siempre para las actividades principales que puntúan el día : el despertar, la comida, las diversas actividades…
  • ¿A su niño no le gustan los imprevistos ? Podría decirle lo que contienen los regalos para evitar que la tensión se haga insostenible. Una madre nos cuenta que nunca envuelve los regalos para su hijo. Pone simplemente los juegos y juguetes al pie del árbol de navidad con una etiqueta.

     Anticipar y preparar la Navidad con ellos

    Por experiencia sabe lo que puede pasar. Así que ¿ por qué no prever un plan B ? Se puede aprender del pasado apuntando todas las actitudes de su niño (pero también las de los demás, sobre todo de la familia) que han provocado crisis durante las anteriores fiestas de Navidad. ¿Qué puede hacer para neutralizar situaciones difíciles antes de que degeneren ? A continuación, pistas propuestas por una madre :
  • Hay que prever momentos de calma para el niño. Si reciben a mucha gente en casa, mantengan la habitación de su niño fuera del alcance de los otros niños invitados. Tiene que poder refugiarse en un lugar tranquilo donde podrá relajarse cuando suba la presión.
  • ¿Su niño va a ver a personas de su familia que no ve a menudo ? ¡Hable con él de estas personas mucho antes de Navidad ! Se puede decorar el árbol de Navidad con fotos de la familia
  • Haga que participe en la preparación de la fiesta : usar el calendario del advenimiento, pero en vez de dejarlo con sorpresas (se pueden abrir todas las ventanas el primer día), presenten al niño los  eventos previstos : visitas diversas, árbol de Navidad, ir de compras, decoración de la casa, participación a la preparación de la cena…
  • Hable con él de las navidades : comprar un icono de Navidad, saquen fotos de Navidad del año pasado, recorte fotos en revistas, lea cada noche cuentos navideños… pero cuidado con el contragolpe cuando el niño haga la comparación entre su Navidad y la que se presenta idealizada (por ejemplo el Árbol de Navidad con decoraciones sensacionales….)
  • Un día de Navidad diferente… ¡pero no tanto !

    Adapte sus exigencias de un día de Navidad perfecto. ¡De hecho parece que esa perfección sólo existe en las revistas ! Hay que prever algunas adaptaciones para un día de Navidad más sereno para todos, sin olvidar a los hermanos y hermanas para que no se sientan abandonados y desilusionados el día de Navidad. También es un día de fiesta para ellos… y ¡les encantan las sorpresas ! Aquí tienen algunos compromisos que permiten hacer las cosas gradualmente y suavemente sin perder la magia de la Navidad…
  • Ponga las decoraciones progresivamente. Una madre nos cuenta que pone el árbol en la sala sin decoración unos días antes de empezar a decorarlo. Y no pone decoraciones en otras partes de la casa ; sin embargo le pide a su niño que participe en la decoración del árbol. Eso puede ser de hecho una actividad programada con antelación y ser un buen pretexto para hablar del día de navidad : lo que ocurrirá, quién estará..
  • Evite las decoraciones frágiles como las bolas que se rompen en cuanto se caen al suelo. Demasiado estrés para su niño… ¡y para todos !
  • El día de Navidad, ciertos padres tratan de mantener una rutina normal. Un padre nos cuenta que prevé sin embargo unos momentos de celebración más intensos con sus otros hijos mientras su niño con autismo está ocupado haciendo otra cosa.
  • Se puede utilizar un « planning visual » para mostrar los momentos importantes del día : el hecho de descubrir los regalos, de abrirlos, la llegada de los invitados, la comida, los momentos de juego, los momentos de calma. Presente con antelación dichos eventos a su niño y hable de eso con él. Se pueden preparar escenarios sociales, guiones en torno a la apertura de los regalos, el comportamiento durante la comida…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada